Hoy, en el Día Mundial del Sueño, queremos sumarnos a la causa y dar valor al hecho de dormir bien. Es importante que la población sea consciente para que pueda mejorar su bienestar.

Dormir no es solo cerrar los ojos y que llegue un nuevo día. A nivel general, no prestamos la atención suficiente al acto de descansar cuando, en realidad, es una parte fundamental para mantener nuestro bienestar, acompañado de una dieta equilibrada y de ejercicio físico. Un descanso óptimo es garantía de bienestar físico, cognitivo y emocional.

Tener un sueño reparador y de calidad ayuda a que nuestro cuerpo se recupere y reinicie. Si no se consigue dormir bien y lo suficiente se será más propenso a la obesidad, a problemas cardiovasculares, trastornos en el sistema inmunológico, cambios en el estado de ánimo y problemas en la concentración y la memoria.

Es por eso por lo que la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda dormir una media de 8 horas, en el caso de los adultos. El sueño nocturno es más reparador que el diurno, por eso es normal que las personas con jornadas laborales de noche tiendan a estar más cansadas y con mayores trastornos digestivos.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE DORMIR?

  • Para regular nuestro metabolismo

Durante el descanso se equilibran las hormonas que controlan el hambre, la leptina y la grelina. Si dormimos poco o mal, se segregará más grelina, indicando al cuerpo que se tiene hambre y, por tanto, aumenta nuestro apetito. Por el contrario, cuando descansamos correctamente, se mantiene la balanza de dichas hormonas y nos sentimos más saciados.

  • Para un mejor rendimiento

Descansar prepara al cerebro para aprender y retener información, favoreciendo la concentración y la creatividad. Cuando hay deficiencia de sueño pueden experimentarse episodios en los que el cerebro se duerme de manera inconsciente, lo que puede provocar, por ejemplo, un accidente de coche.

  • Para evitar posibles enfermedades cardiovasculares

Cuando nuestro sueño no es bueno, aumenta la adrenalina y cortisol, hormonas relacionadas con el estrés, lo que puede provocar un aumento de la tensión arterial y la frecuencia cardiaca.  Sin embargo, si conseguimos un descanso de calidad, disminuye la presión arterial y nuestro sistema circulatorio necesitará menos esfuerzo para bombear la sangre.

¿CÓMO PODEMOS CONSEGUIR UN BUEN DESCANSO?

  • Elegir un colchón y almohada adecuados, que sean resistentes y de calidad.
  • Seguir un horario para irse a dormir y despertarse, así como con las comidas.
  • Evitar cenar pesado y, a poder ser, que sea 2 horas antes de acostarse. No consumir bebidas estimulantes como el café o alcohol.
  • Realizar 30 minutos de actividad física, mejor si no es antes de dormir.
  • Desconectarse de los aparatos electrónicos antes de acostarse. Aconsejan 2 horas antes porque la luz de éstos influye en el ciclo del sueño, ya que afectan en la segregación de la melatonina, la hormona del descanso.
  • No alargar la siesta más de 20 minutos.

Después de este resumen, desde Dolce Confort esperamos que a partir de ahora des más importancia al descanso de calidad y cambies los hábitos necesarios para garantizar tu bienestar. Puedes empezar consultando nuestros colchones y almohadas para elegir el que más se adecúe a ti.